Seguro que lo has notado en tu propio cuerpo, el calor nos hace eliminar una mayor cantidad de líquido. Por eso, en verano, debemos tomar muy enserio nuestra hidratación, sobre todo cuando hacemos deporte. Porque solo hidratándonos contrarrestaremos esta pérdida. Ya sabes, ante el calor, lo mejor, es tener tu bidón siempre a mano, si no, cuando salgas a correr desgastarás el doble de energía y tu recuperación será más lenta y complicada.

Para recuperarte en menos tiempo y seguir disfrutando del verano, te proponemos una rutina diaria y un plan de hidratación específico para antes, durante y después del ejercicio.  ¡Toma nota!

 

Rutina de hidratación diaria

Para mantener a punto tu hidratación diaria, debes tomar líquido de la mañana a la noche. Es muy bueno beber, al menos, un vaso de agua nada más levantarnos. Además, para seguir hidratándonos durante el día, puedes tomar otros líquidos. Por ejemplo, la bebida isotónica sabor limón de Enervit, te darán las sales e hidratos de carbono que necesitas para el ejercicio.

La fruta de temporada te ayudará a reponer líquido de forma rápida y natural. Consume piezas de sandía, melón o melocotón, por lo menos, dos veces al día. También puedes completar tus almuerzos, aperitivos y meriendas con zumos de frutas y batidos naturales.

Para hidratarte durante las comidas, puedes añadir platos líquidos y fríos, como el gazpacho.

 

¿Cómo hidratarse bien antes del entrenamiento?

Para mantener la hidratación necesaria para hacer ejercicio, debes prepararte a conciencia. Un trabajo previo es calcular bien la cantidad de agua, bebida isotónica y sales que necesitas para hacer ejercicio. Si el entrenamiento es de larga duración, no olvides tomar un suplemento de sales con el desayuno. Y si entrenas por tarde, procura beber bastante líquido durante la comida anterior al entrenamiento.

Un buen consejo para refrescarte es dejar los bidones en el congelador y los geles energéticos en el frigorífico la noche anterior, para que estén bien fríos al día siguiente. Salir a correr con la cabeza y la nuca mojada también te ayudará a tener más resistencia frente al calor.

 

¿Cómo debe ser la hidratación durante el entrenamiento?

Hidratarse es una estrategia importante para el mejor rendimiento en carrera. En esta fase, tendrás que tener cuidado. Una hidratación excesiva puede perjudicarte y causarte hinchazón, debes hidratarte en su justa medida.

Para hacerlo, puedes decantarte por bebidas deportivas, ya que ofrecen una ingesta más completa de líquidos para completar el entrenamiento y recuperarte de las pérdidas que produce el sudor.

La clave para mantener la hidratación en carrera es beber antes de tener sed ya que, cuando esto ocurra, es probable que ya hayas empezado a deshidratarte.

 

¿Cómo recuperarnos más rápido tras el entrenamiento?

Tomar líquido no solo es importante, antes y durante la actividad física. Tras el entrenamiento, debes prestarle especial atención a la rehidratación y beber el líquido que tu cuerpo necesita para recuperarse.

Hay algunos trucos para reponerse a más velocidad, lo primero de todo es comprobar tu estado de deshidratación. Para ello, debes calcular la diferencia entre el peso corporal de antes y el de después del entrenamiento. Lo recomendable es beber un volumen mayor al perdido durante el ejercicio.

  • Si se ha perdido menos de 1 kg de peso: recuperarás tu hidratación, bebiendo entre medio litro y un litro más de agua que un día sin ejercicio.
  • Si se ha perdido entre 1 y 2 kg de peso: tu rutina de rehidratación post entrenamiento consistirá en tomar, a pequeños sorbos, unos 1,5 litros de bebida isotónica con electrolitos y azúcares de forma escalonada en las cuatro horas siguientes.
  • Si se ha perdido más de 2 kg de peso: para recobrar el equilibrio de líquidos, tendrás que beber entre 750 ml y un 1 litro de bebida isotónica. En las próximas horas, debemos seguir bebiendo agua de forma constante y evitar bebidas con cafeína o alcohol.

Otro aspecto esencial, después de entrenar, es ayudar a tus músculos a recuperarse durante los primeros 45 minutos después de la práctica deportiva (tiempo en el que tenemos la ventana metabólica abierta). Para ello, es importante la toma de proteínas para ayudar a conservar la masa muscular y recargar nuestra energía. Una forma fácil y cómoda de tomar proteínas es en formato barrita. Las barritas Enervit Sport contienen proteínas, vitaminas y minerales y están disponibles en tres sabores: coco – chocolate, yogur vainilla y chocolate.